» » » Experimentos del alma. Cotidianeidad y trascendencia del ser

Experimentos del alma. Cotidianeidad y trascendencia del ser

2011

Un elemento repetitivo: un niño de hielo en situaciones cotidianas o banales. Desde hace tiempo estoy interesada en el punto de conexión o la frontera entre lo cotidiano y lo trascendente que se da indisolublemente unido a nuestra vida. La atención atenta a aquello que vivimos nos proporciona percepciones estéticas lúdicas o extrañas y reflexiones trascendentes dentro de la banalidad, la vulgaridad o la intrascendencia. En mi opinión lo mejor que el arte del siglo XX nos aportó fue el permiso para mirar y percibir de otro modo, más libremente. Actuar corporalmente es una de mis obsesiones frente a la inmovilidad del pensamiento solitario, unidos dan dinámica de vida. Las acciones en estos experimentos intentan aunar esta dicotomía para generar pensamiento activo. Las acciones se configuran como situaciones modestas y sin pretensión, relajadas, donde los participantes desarrollan un comportamiento natural, con momentos de fluidez o de interrupción que no afectan el continuum de la normalidad.

Experimentos... es una toma de conciencia de los límites de la vida mala. Abrumados por la angustia del consumo de mercancías voceadas como las más nuevas, las más eficientes, las más bellas, aquellas que tú deseas. Nos debatimos en la insatisfacción profunda. Apenas el arte es ya ámbito de libertad. Reivindico la creación más allá de los límites del arte y de las imposiciones de la tecnología, para situarme en medio de la realidad como parte de ella. Reclamo lo maravilloso cotidiano en los medios empleados, en la mirada, en los no lugares.

En este momento la existencia efímera de los niños de hielo de los Experimentos... se enlaza con un proyecto en curso: Arvenses y ruderales; estas hierbas que dicen malas, que se abren paso en las aceras, muros, ruinas y descampados en la ciudad que mastica nuestras vidas, y al menor descuido la recuperan para ellas. En Experimentos... cohabitan lo cotidiano, lo cercano, lo sutil, lo entrevisto en nimios y luminosos claros del bosque.